Nuestra Señora de Guadalupe...

Yo soy la siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios, por quien se vive; del Creador cabe quien está todo; Señor del cielo y de la tierra. Deseo vivamente que se me erija aquí un templo, para en él mostrar y dar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa pues yo soy vuestra piadosa madre; a ti, a todos vosotros juntos los moradores de esta tierra y a los demás amadores míos que me invoquen y en Mí confíen; oír allí sus lamentos, y remediar todas sus miserias, penas y dolores.

Legado

Hay muchas maneras de Contribuir

Nosotros contamos con una de las Iglesias más hermosas con las que la Diócesis cuenta. Nuestra Parroquia nos da un espacio para poder venir a adorar y un lugar en donde podemos sentirnos bien recibidos y escuchados.

Nuestra meta es que sigamos funcionando como identidad por lo menos 100 años más. Dale la oportunidad a nuestras generaciones futuras el regalo de seguir contando con una Parroquia como la nuestra, y que mejor manera que recordándonos en tu testamento.

Muchas personas tienen la errónea idea de que necesitan tener una solvencia económica muy grande para asignarle algo su Parroquia. Pero no es así cualquier donativo cuenta por muy pequeño que este sea.

Tu regalo puede ser por medio de dinero, una propiedad, una seguranza de vida o un programa de retiro. Por favor consulta a tu abogado para que te aconseje de los documentos legales necesarios para poder dejar todo en regla y cumplir con tu deseo.

Te presentamos un mensaje de Joe Tembrock, nuestro Presidente del Consejo Parroquial:

“Soy muy egoísta al querer que mi Iglesia esté disponible para mí por el resto de mi vida… tengo 70 años y mi esposa Judy y yo hemos asignado una parte en nuestro testamento para nuestra Iglesia, para que siga realizando los proyectos maravillosos y especiales que aquí encontramos. Sabemos de la importancia de apoyar instituciones no lucrativas en las que uno pueda confiar y esta es una de ellas”.